Por qué salen y cómo quitar los granos en las piernas

Por qué salen y cómo quitar los granos en las piernas

¿Eres de esas personas que se preguntan “por qué me salen granos en las piernas”? Unos parecen acné y otros recuerdan a los puntos negros; en cualquier caso, no sabes cómo librarte de ellos. Espera, es posible que no sean granos sino otra cosa, y no los estás tratando como deberías. Si te interesa el tema, sigue leyendo.

¿Por qué salen granos en las piernas?

Tendemos a llamar grano a cualquier protuberancia en la piel, desde una picadura de un insecto hasta un comedón infectado. En efecto, la palabra grano es bastante genérica, pero lo que mucha gente llama “granos de las piernas” no son granos en sí, sino problemas de queratosis folicular cuando parecen puntos negros, o de foliculitis cuando son como granos de acné. Veamos qué causa cada problema.

Queratosis folicular o queratosis pilaris

Esos pequeños bultitos ásperos que suelen tener una zona central oscura no son puntos negros, sino una afección completamente benigna que se da con frecuencia en pieles secas y en pieles atópicas. Su nombre es queratosis folicular o queratosis pilaris y se producen porque un folículo piloso termina taponado por acumular queratina. Cuando esto sucede con un vello formándose, aparece el puntito negro en el centro, y si extraemos el bultito veremos el vello.

El hecho de que sea una afección por completo benigna quiere decir que no tiene mayor problema que el estético, a quien le moleste. La queratosis pilar es común en las piernas y en los brazos, y se acentúa en épocas de invierno o con el uso de tejidos ásperos como pueden ser unos jeans.

Foliculitis

La foliculitis se produce cuando uno o más folículos pilosos se infectan. Entonces se produce una lesión parecido a una espinilla, con la diferencia de que la causa es siempre un vello encarnado o enquistado.

La foliculitis suele afectar de forma aislada aunque, al tratarse de una infección bacteriana, hay casos en los que de un folículo puede pasar a los cercanos. En ocasiones, la foliculitis puede llegar a requerir intervención por parte de un médico porque la infección se complique y se forme una bolsa de pus que vaya más allá de lo que es el folículo piloso en sí.

Por este motivo, cuando hay problemas recurrentes de foliculitis en las piernas o en las ingles, muchos dermatólogos aconsejan la depilación definitiva, con láser o con luz pulsada. Y es que, si no hay vellos, no pueden infectarse ni por crecer hacia adentro debido a un rasurado muy apurado ni por quedar taponados porque se haya estrechado el canal de salida de la piel.

Las pieles muy secas y las pieles atópicas, propensas a la queratosis folicular, son más proclives a presentar problemas de foliculitis en general. Además, como las piernas no suelen ir siempre al aire y, para colmo pueden presentar vellos gruesos o zonas de rozamiento, la probabilidad de sufrir foliculitis en ellas es superior a la de otras partes del cuerpo como pueden ser los antebrazos o el rostro.

Posibles tratamientos para los granos en las piernas

Tenemos buenas noticias para quienes sufren de estos problemas con frecuencia, y es que el tratamiento de ambos tipos de granitos en las piernas es el mismo. Es decir, corrigiendo y previniendo un problema se ataja el otro a la vez.

Los tratamientos para los granos en las piernas dependen de la intensidad del problema. De menor a mayor necesidad, puedes librarte de ellos con las siguientes opciones:

  • Buena hidratación, con lociones enriquecidas con urea o con alfa-hidroxiácidos, reforzados con una exfoliación regular. La hidratación de las pieles con estos problemas debe ser diaria, incluso repetirse por la mañana y por la noche en algunos casos. En cuanto a la exfoliación: lo que tu piel te permita sin agredirla (recuerda que las pieles atópicas no toleran exfoliaciones muy frecuentes).
  • Depilación del vello con cera. Cuando ya has logrado controlar el problema de la queratosis folicular y mantienes el hábito del cuidado de la piel afectada, la depilación de raíz evita los vellos encarnados que causa el rasurado en algunas zonas como las ingles. Es preferible la cera a la depilación con cuchilla porque la cera ayuda a eliminar células muertas, aunque algunas pieles atópicas pueden no tolerarla bien: ¡cuidado!
  • La solución para los casos rebeldes es el láser. Muchos dermatólogos aconsejan depilar de forma definitiva las zonas afectadas por foliculitis en pieles propensas, para evitar nuevas infecciones. Esta depilación se puede realizar con láser, luz pulsada o diodo, y en todos los casos se mejora también el problema de la queratosis pilar, aunque la piel siga necesitando cuidados hidratantes y emolientes en caso de atopía. Pero, además, el láser mejora el estado de la piel afectada más allá de lo que supone librarla de vellos, de manera que una piel depilada con láser elimina buena parte de sus problemas de queratosis de manera permanente. Recuerda que, en el caso de queratosis folicular, no siempre existe un vello en el folículo que se tapona y forma como una montañita.

Al final, los famosos granos de las piernas no son tales, sino un problema asociado a pieles muy secas o a rasurados muy apurados de vellos gruesos. El problema tiene solución, en unos casos con una rutina de cuidado de la piel de las piernas a diario, reforzada con tratamientos semanales, quincenales o mensuales, y, para los casos graves, la solución más eficaz es la depilación permanente, preferentemente con láser. Esta solución elimina los problemas de foliculitis y mejora de forma sustancial y permanente la queratosis folicular, que es una afección benigna de la piel muy seca o atópica.

Deja una respuesta

Cerrar menú
Escríbenos
1
¿Necesitas ayuda?
Hola somos el equipo de Dermativa
¿en qué podemos ayudarte?