Cómo eliminar la flacidez de los brazos sin cremas

Cómo eliminar la flacidez de los brazos sin cremas

Al pasar la frontera de los treinta, comenzamos a notar los primeros signos de la edad en nuestro cuerpo. Más allá de las arrugas en el rostro o la piel de naranja en las piernas, la flacidez de los brazos es desde hace años uno de los problemas estéticos que más preocupan y hay diferentes vías para combatirla.

Soluciones para la flacidez de los brazos

Hay múltiples factores que provocan la flacidez en el brazo aparte de la edad, por ejemplo el sedentarismo, una dieta inadecuada, cambios de peso, embarazo y alteraciones hormonales.

El causante de la pérdida de firmeza en la piel es el deterioro de colágeno y elastina, por lo que el ejercicio localizado en los brazos, junto con cremas específicas pueden ayudar a mejorar la flacidez de los brazos.

El problema de estos métodos es que los resultados tardarán bastante en verse, ya que no es lo mismo si utilizamos una crema para disimular manchas o acné en el rostro que si recurrimos a un método láser.

Por otro lado, existen técnicas como la cirugía que aseguran eliminar la flacidez de los brazos rápido, pero su inconveniente radica en que dejan cicatrices visibles y permanentes.

Flacidez en los brazos solución

Si lo que queremos es un remedio efectivo que nos ayude con la flacidez de los brazos de manera rápida e indolora, lo mejor son los tratamientos corporales basados en la radiofrecuencia.

Al igual que sucede con el fotorejuvenecimiento en el rostro, con pocas sesiones se comenzarán a ver los resultados. Esta técnica no invasiva se centra en generar calor sobre el brazo para que el aumento de temperatura acelere el desprendimiento de las toxinas y grasas que hay bajo la piel. Por lo tanto, además de ser una solución para la flacidez de brazos, también combate la celulitis localizada que podamos tener en esa parte del cuerpo.

Por lo general, una sesión por semana es recomendable, suelen durar de entre 20 a 30 minutos y a partir de la octava aplicación los resultados son visibles.

Esta técnica suele compararse con los resultados del lifting pero sin necesidad de pasar por el quirófano y además, pero además proporciona otras ventajas en el organismo como una mejora no solo en la circulación sanguínea sino también en el metabolismo y la vasodilatación, y aporta una cantidad extra de oxígeno a nuestra piel.

También es un tratamiento corporal altamente indicado para las personas jóvenes que, debido a una pérdida brusca de peso, necesiten reforzar la elasticidad de la piel en los brazos, ya que de otra manera los resultados tardarán mucho en verse.

Una vez realizado el tratamiento de radiofrecuencia y para evitar que la piel de esa zona vuelva a deteriorarse es recomendable seguir unas pautas sencillas como mantener tonificados los músculos del brazo y una dieta rica en proteínas y baja en grasas. Por lo tanto, tras el tratamiento, un estilo de vida saludable potenciará los efectos de la radiofrecuencia y mantendrá el aspecto de unos brazos tanto elegantes como vigorosos.

 

 

Deja un comentario

Cerrar menú