Como eliminar definitivamente los puntos rojos en la piel

Como eliminar definitivamente los puntos rojos en la piel

Los puntos rojos en la piel son pequeños lunares de una tonalidad rojiza y un poco abultados que en muchas ocasiones aparecen de repente, principalmente en el rostro. Se producen por la estrangulación de los vasos capilares y con el paso del tiempo pueden hacerse más grandes.

Por lo general no hay que preocuparse por ellos porque suelen ser benignos y además se pueden eliminar si no nos gusta cómo quedan estéticamente o tenemos demasiados. Descubre todo lo relacionado sobre los puntos rojos en la piel y cómo eliminarlos.

Qué causa los puntos rojos en la piel

La aparición de puntos rojos, también llamados puntos rubí es más frecuente de lo que pensamos, y tanto hombres como mujeres pueden tenerlos, aunque en ellas es más común. Los puntos rojos y las arañitas (telangiectasias) son producidas por causas similares: una lesión vascular en la red circulatoria. En el caso de los puntos rojos se tratan de capilares dilatados en nuestra dermis y al retener algo de sangre se transparentan en la piel. Salvo que se manipulen, no suelen sangrar, y muchas veces aparecen en el rostro como síntoma de que nuestra piel está madurando, pero también como causa de un desequilibrio hormonal, por la exposición solar o una acumulación de toxinas. Por lo tanto, no hay que alarmarse si una mañana nos levantamos y encontramos uno o varios de estos puntitos en la cara.

Hay diferentes técnicas para eliminar los lunares de rubí como una limpieza facial, una exfoliación profunda, láser de Neodimio-Yag, luz pulsada (IPL) y bisturí de radiofrecuencia. De todos ellos, el más utilizado es el de luz pulsada porque hace que los puntos rojos desaparezcan en pocas sesiones y, además, el tratamiento ayuda al rejuvenecimiento de piel. En el caso de que tengamos arañitas, también contribuirá a que desaparezcan.

Tratamiento con luz pulsada para eliminar puntos rubí

El tratamiento con luz pulsada para hacer desaparecer los puntos rojos es de entre cuatro y ocho semanas, con una duración media por sesión de unos veinte minutos, aunque a partir de la segunda sesión los efectos comenzarán a ser visibles. El procedimiento es indoloro y opera de manera directa en los glóbulos rojos del vaso sanguíneo, produciendo su coagulación y haciéndolos desaparecer.

En todo caso, nuestro especialista nos recomendará el número de sesiones dependiendo de la piel que tengamos, de la cantidad de puntos rubí y de cómo sean de profundos. También es recomendable preguntarle qué tipo de cremas pueden acelerar el procedimiento para que los efectos se acentúen.

Se trata, por lo tanto, de una medida rápida, eficaz y totalmente segura que no conlleva ningún efecto secundario ni por supuesto, deja cicatrices.

El tratamiento con luz pulsada para eliminar los puntos rubí sirve también como ayuda para disimular las arrugas finas, hacer desaparecer las manchas solares o rojeces y además reduce el tamaño de los poros, por lo que se trata de un sistema interesante si lo que buscamos es más efectividad que, por ejemplo, las cremas, y no queremos recurrir al bisturí.

 

 

Deja un comentario

Cerrar menú